viernes, 29 de julio de 2011

Siempre necesité tiempo para mí, nunca pensé que te necesitaría allí cuando lloro y los días se sienten como años cuando estoy sola, y la cama donde te acuestas está tendida de tu lado.
Cuando te alejas cuento los pasos que das, ¿Ves cuánto te necesito ahora mismo?
Cuando te vas, los pedazos de mi corazón te extrañan. Cuando te vas, el rostro que llegué a conocer falta también. Cuando te vas las palabras que necesito escuchar, que me ayudan siempre a pasar el día y  hacer que todo este bien. Te extraño.
Nunca me sentí así antes, todo lo que hago me recuerda a ti. Y la ropa que dejaste está tirada en el piso, y tiene tu aroma. Amo las cosas que haces.
Fuimos hechos el uno para el otro, aquí por siempre, sé que así fue.
Todo lo que siempre quise fue que supieras que en todo lo que hago doy el corazón y el alma. Apenas puedo respirar, necesito sentirte aquí conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario